como hacer compost en casa

Cómo hacer compost casero

Hacer compost casero con los desechos de la cocina y el jardín es una excelente manera de reducir la cantidad de residuos que terminan en tu cubo de basura.

Reciclando tus desechos orgánicos dispondrás de una fuente gratuita de abono rico para ayudar a mejorar tu jardín y ayudar, además, a reducir el calentamiento global en el proceso.

Qué es el compost y cuáles con sus beneficios

El compost es materia orgánica descompuesta y es rica en nutrientes que las plantas aman. El compost no es tierra. Es una sustancia que actúa como fertilizante para cultivar plantas más resistentes y saludables. Las bacterias y otros microorganismos ayudan a descomponer la materia orgánica y sus cortos ciclos de vida se convierten en parte del proceso en sí. Cuando se reproducen, sus nuevas generaciones continúan el proceso mientras los cuerpos de los padres se descomponen y se agregan a la materia orgánica.

El compostaje doméstico tiene beneficios para el medio ambiente y tu jardín ya que reduce la cantidad de desechos que tiras a la basura y enriquece el suelo donde crecen sus plantas.

Cómo se prepara el compost casero paso a paso

Antes de comenzar a hacer compost, tendrás que tomar algunas decisiones: qué tipo de contenedor y estilo se adapta mejor a su proyecto, qué colocarás en su interior y dónde piensas ubicarlo. Pero independientemente de estas decisiones, la forma en que tus desechos se convierten en compost es la misma. Es la forma de reciclar de la naturaleza. Es un desglose de los materiales de desecho, ya que son digeridos por microbios (bacterias y hongos).

El método de compostaje en caliente (también conocido como compostaje rápido o activo) es el más común, ya que produce los resultados deseados con relativa rapidez. También es el mejor método para evitar el crecimiento de maleza no deseada, ya que las semillas quedarán destruidas durante la fase de calor.

Dicho todo esto, ¿cuáles son los pasos para hacer el mejor compost casero?

Comprar una compostadora

El primer paso para comenzar a compostar en casa es obtener una compostadora. Puedes comprar una compostadora o puedes hacerla tú con unos pocos materiales y herramientas (ver: Cómo hacer un compostador casero). Los contenedores de compost se pueden comprar en la mayoría de los centros de jardinería.

También es una buena idea tener un recipiente con tapa hermética para almacenar los desperdicios de comida en tu cocina antes de llevarlos al compostador. No deseas atraer insectos o plagas dentro de tu hogar ni  correr a su contenedor de compost cada vez que prepares una comida o merienda. Si el recipiente de su cocina es hermético, también previene de olores desagradables.

Separar los residuos orgánicos

Hay muchos artículos de desecho de tu jardín y cocina que pueden ir a tu contenedor de compost. Hay algunas reglas para aprender y seguir sobre lo que puedes poner y lo que no en tu contenedor de compost para mantener su pila saludable y funcionando correctamente. ¿Qué elementos de desecho se debe echar y que no en el compost?

Existen dos categorías de desechos orgánicos que tendremos que separar: húmedos o verdes (ricos en nitrógeno) y secos o marrones (ricos en carbono)

Los residuos verdes son el tipo de artículos que proporcionan humedad y nitrógeno y se pudren rápidamente. Los artículos clasificados como verdes incluyen: esquejes de hierba, Peladuras de vegetales, residuos de alimentos, frutas y verduras, cáscaras de huevo, bolsas de té, café molido, hojas,  recortes de césped y maleza.

Marrones son artículos de desecho que tardan más tiempo en pudrirse, pero proporcionan bolsas de aire, junto con fibra y carbono. Los residuos «marrones» pueden consistir en hojas secas, astillas de madera, serrín, ramitas, agujas de pino, recortes de setos, toallas de papel, periódicos, cajas de cartón, tubos de papel higiénico y filtros de café.

Crear una base para la pila de compost

Después de haber elegido un sitio nivelado para tu contenedor de compostaje, necesitarás una buena base para el fondo. El primer nivel de compost debe permitir el drenaje y el paso de aire. Debes comenzar con la capa inferior de materiales gruesos.  Una capa de roca lisa colocada sin apretar en el fondo del contenedor funcionará para hacer el truco.

Añadir los desechos al compostador

Una vez que su contenedor y base estén en su lugar, puedes comenzar a agregar su comida verde (rica en nitrógeno) y su comida marrón (rica en carbono). Para hacer un compost de buena calidad es importante usar una buena mezcla de desechos verdes y marrones. Cuando comiences a agregar a tu compost debes pensar en capas. Cada vez que agregues alimento verde al contenedor de compost, asegúrate de cubrirlo con una capa gruesa de alimento marrón.

La proporción que debe seguirse aproximadamente es una parte verde por cada dos partes marrón. Sin embargo, es cuestión de monitorear el compost y agregar más desperdicio dependiendo de su apariencia. Por ejemplo, si se ve muy seco, puedes agregar más residuos verdes; y si se ve demasiado húmedo, más residuos marrones. Si obtienes la proporción de marrones a verdes, debes remover o girar la pila para mantenerla aireada y no dejes que se seque, serás recompensado con compost fresco y terroso.

Las hojas deben cortarse o astillarse para que ninguna pieza sea más grande que dos o tres pulgadas (esta es una buena regla general para todos los materiales agregados al compostador).

Los primeros lotes tomarán más tiempo a menos que ya tengas un poco de compost que puedas tirar en el contenedor. O puedes usar un activador de compost. Solo el compost de otra persona para ayudarte a comenzar tu pila. Las bacterias y microorganismos tienen que entrar de alguna manera.

Qué puedes compostar

  • peladuras de frutas y verduras crudas
  • bolsitas de té, hojas de té y posos de café
  • cáscaras de huevo trituradas
  • flores secas de la casa y del jardín y restos de podas suaves
  • plantas usadas para arriates, hojas muertas, cortes de césped
  • compost gastado de cestas o contenedores colgantes
  • algunos materiales de secado como papel triturado
  • Ropa de cama para conejos y cobayas.

Restos de cocina

El material orgánico más extendido que agregará a su compost serán los restos de cocina. Los restos de cocina se consideran alimentos verdes que alimentas a tu compost ya que contienen nitrógeno, un elemento esencial para el proceso.

Aquí hay una lista de los elementos de compost más utilizados en la cocina:

  • Cáscaras de vegetales y semillas
  • Cáscaras de frutas, núcleos y semillas.
  • Molido de café: también puede compostar el filtro de papel
  • Bolsitas de té u hojas de té sueltas
  • Cáscaras de huevo trituradas: no agregue los huevos sobrantes cocidos o crudos
  • Panes

Qué no debes echar al compost

Es posible que sientas la tentación de arrojar otros restos de comida a la basura, pero no lo hagas. No debes tirar carne o huesos de animales, productos oleosos o restos de pescado. No solo te asegurarás de atraer plagas no deseadas, sino que harán que tu compost huela mal.

Qué NO compostar:

  • Productos cárnicos y huesos; pan, comida cocinada – estos atraerán bichos
  • desechos de perros o gatos
  • material leñoso, que tarda demasiado en compostarse
  • malas hierbas, que pueden ‘infectar’ su compost con sus semillas
  • cualquier cosa que no sea biodegradable.

Cuándo está terminado el compost

La creación de compost generalmente toma desde un par de meses hasta un año. Cuando el abono está presentará una consistencia seca y arenosa de color grisáceo. Su temperatura será igual a la del ambiente y debería tener un agradable olor a tierra.

Ir arriba